8.16.2008

SAN SEBASTIÁN.

.
(…) Y como la vida sigue y el morantismo es un sentir que siempre uno deseas más y más me planté a la hora fijada en el coso de Illumbe para ver una corrida de Jandilla. No hubo suerte y el premio gordo se lo llevó El Juli. El lote de Morante no dijo nada, quizás un poquito el jabonero primero pero con la cara por arriba y tan sólo se movió en un par de series. Lo que menos me gustó fue que El Juli le robase las palmas en el quite y no le diese réplica. No obstante, con la muleta Morante le dio su distancia y se rompió, pero le faltaba al toro ese rebose de salir por abajo y que aquello rompiese. Y el otro muy quedado, sin raza, sin ninguna opción; había poco que torear. Lo malo nuevamente: el tema de la espada. Hombre, tampoco habían sido lidias para tirarse arriba pero cuanto antes se cojan las rachas y las confianzas mejor que mejor (…)

2 comentarios:

Julián dijo...

Pese a todo Morante siempre deja lo mejor de la tarde.Ese momento que se queda grabado y que no te lo quita nadie.¡Vaya media verónica!.
Te deja ese regustito entre dulce y amargo.Porque el lote no fue nada bueno, y lo poquito (de gran belleza) que consiguió realizar se vino abajo por la espadita.Esa que hizo que su labor fuera silenciada e incluso se escucharan leves pitos. Pero como es tan TORERO simplemente se puso a andar hacia el burladero y la gente acalló esos pitos con un siempre más bello sonido, el de los aplausos. ¡ES LO QUE TIENEN LOS ARTISTAS!.

Pedro dijo...

Es verdad Julián la media en el quite al tercero fue de autentico escandalo. Fue tremendamente buena