7.28.2006

SANTANDER. No se quién tuvo menos clase y más genio, si el que hizo quinto o el público asistente a Cuatro Caminos.


Me encuentro perdido...Circulan tantas apreciaciones por mi cabeza que no sé realmente a cuál dar prioridad... tan sólo se me ocurre un orden: el cronológico, de tal manera que todo adquiera la misma importancia..Días atrás miraba con cierto resquemor el enlace del tiempo que acompaña este blog, auguraba una inestabilidad preocupante, pero allá que me fui y si agua hay en el mar que se divisa a través del viaje, más agua caía del cielo; era tremendo. Pero qué cosas! cuánta fortuna! a escasos un par de kilómetros de Santander cesó la lluvia, no obstante las secuelas eran patentes: aceras inundadas, cuentan que hacía 25 años que no llovía tanto, así que presagiaba una posible suspensión pero… por fortuna hubo toros, ¿por fortuna... andando detrás Morante?

El ambientazo era asombroso, tras la actuación de Pablo Hermoso a los lomos de un artista Chenel, dio paso a una señora actuación de Morante. El toro se entregó muchísimo en varas, con fijeza, bravo, empujando en un puyazo trasero que condiciono el comportamiento del toro. Tras ello Morante enjaretó una chicuelinas garbosas, bellas con una buena media, pero tanto tiempo en el caballo hizo que el toro perdiese en los lances las manos, no por su falta de fuerza exclusivamente, sino porque no encontraba quizás ese apoyo como el que había tenido previamente con el caballo. Después vino la faena de muleta, un inicio torero, derechazos, naturales, un trincherazo, pases por alto, dando tiempo al toro con suma torería, pero faltó a la faena un punto más por la falta de motor y que hubiese esa ligazón en series más completas, no obstante aquello supo a gloria…

Cuando en el reloj marcaban las 20:05, salio un toro, sin exageraciones, que comenzó desparramando la vista, lo paró el Lili y pronto Morante comprobó que embestía con la cara alta y con poca clase. Entró dos veces al caballo, donde se le dio candela y de ahí fue prendido de muy mala manera el Lili, antes Morante ya fue avisado. Entonces cuando Morante montó la muleta, el toro se le vino con la cara por las nubes, buscando con el pitón contrario, totalmente desclasado… por lo tanto ¿qué queremos de Morante? no lo entiendo, no sé si me tocó en suerte un lugar poco agraciado pero aseguro que de los de mi alrededor pude escuchar comentarios increíbles... Parece mentira la boca tan sucia que tienen con lo puestos/as que acuden a los toros. Y una anécdota que dice mucho: resulta que cuando me dirigía andando hacia mi coche, en un semáforo que tuve que esperar, me entretuve escuchando bajo la incredulidad, una pareja que discutía si el de la bronca era Morante o era Cayetano… Lo de Santander no me cabe duda que es de alucinar, que vaya tanta gente nueva a los toros pero cuando a un torero le sale un toro no a contraestilo, sino un toro complicado, sin clase donde sólo vale la mentira, es difícil que entiendan la brevedad como un acto de sinceridad

Burladero - Mundotoro - Burladerodos - Abc - La Razón - Del Moral - Diario Montañes - Mundotoro

Foto de José Ramón para Mundotoro

4 comentarios:

pedro dijo...

ola primo pedro jose que tal estas
morante es un pintor que hace pinceladas

Pedro dijo...

Je je es bueno verdad? lo importante tambien es lo afortunados que somos, al apreciar su toreo...

Un abrazo jeje

Anónimo dijo...

Very best site. Keep working. Will return in the near future.
»

Anónimo dijo...

best regards, nice info »